Siete estrategias para aumentar nuestra autoestima

Una buena autoestima es la base de todo en esta vida: si quieres conseguir un buen trabajo tienes que creer en ti, si quieres buenas relaciones, una buena relación de pareja. Nuestro mundo no es más que un reflejo de nuestro interior. Por eso, hoy traigo siete estrategias para mejorar la visión que tenemos de nosotros mismos.

¡Vamos a por ellas!

Consigue más logros

No me refiero a conseguir grandes premios, medallas o galardones, si no a los pequeños: marcarte pequeños objetivos y lograrlos. 

Una vez que hemos conseguido nuestros logros -bien sean pequeños o grandes- notaremos como sube nuestra autoestima. 

Asegúrate de que los objetivos que te marques te traigan satisfacción y que no sean actos para complacer a otras personas o para que te alaben. 

Algunos ejemplos de pequeños logros pueden ser introducir en nuestra dieta una pieza de fruta o verdura, caminar 30 minutos diarios o hacer esa tediosa llamada que tenemos pendiente, también puede ser hacer un curso de alguna materia que nos interese (los hay a miles gratuitos en internet).

Se consciente de tus talentos

Esto, que puede ser obvio para alguno de nosotros, para la gente que tiene la autoestima baja pasa desapercibido o prefieren ignorarlo.

Si coges un boli y un papel y apuntas tus talentos y fortalezas, se sorprenderá comprobar que la lista es más larga de lo que tú imaginabas.

También puedes pedir a alguien de confianza que lo haga por ti. De este modo, conocerás aquellos talentos de los que no eres consciente.

Trátate a ti mismo como a alguien valioso

Aquí es donde entra el cuidado personal.

Mímate con un masaje, un baño calentito, echa algún aceite esencial, juega con tu mascota o con un niño, date un paseo, haz algo de ejercicio, cena en tu restaurante favorito… Simplemente haz cosas que te hagan sentir ¡Genial!

Este tipo de actividades que te hacen sentir bien, estarán enviando a tu cerebro señales de que eres una persona valiosa y que te mereces cosas buenas.

Como dicen los anglo parlantes “Fake it till you make it” o lo que es lo mismo “Haz como si”

¿Hay algún famoso a quien admires por la confianza en sí mismo que desprende durante las entrevistas? Tal vez conozcas a alguien en persona que parezca muy seguro de sí mism@

Podemos imitar su lenguaje corporal: las personas seguras de sí mismas te dan la mano con firmeza cuando saludan, te miran directamente a los ojos, hablan con claridad y mantienen una postura erguida. Cuando actuamos de este modo, la gente nos trata con respeto, lo que hace que nos sintamos más seguros.

Un ejemplo clarísimo de este tipo de personas es Carolina Herrera, la famosa diseñadora derrocha elegancia, glamour y seguridad en cada una de sus apariciones públicas.

Habla y relaciónate con personas que tengan una alta autoestima

Lo puedo decir más alto pero no más claro. Pasar tiempo con gente positiva nos hace sentir bien. Nos ayudan a entender que cualquier problema que tengamos también pasará, nos cargarán de las pilas y nos sentiremos llenos de energía tras pasar un rato con ell@s. 

Están abiertos a admitir cualquier error o falta que hayan cometido y nos apoyarán en cualquier error que nosotros cometamos, vamos, que nos aceptan con nuestros defectos y nuestras virtudes. 

Procura mantener el contacto con personas así.

Sé amable contigo

Todos cometemos errores, incluso la gente exitosa comete más errores que el más común de los mortales. Cuando cometemos algún fallo, tenemos que enfocarnos en retocar nuestras estrategias. Los errores nos informan de que nuestras estrategias necesitan una revisión.

Los errores no nos definen como personas, así que para qué seguir machacándonos.

Doma a tu impostor

Últimamente se habla mucho del “síndrome del impostor” y es que todos tenemos un crítico dentro que nos molesta con esos pequeños detalles que evitan que seamos conscientes de nuestros talentos.

Por ejemplo: “hoy mi jefe me ha felicitado por mi trabajo. Estoy segura de que estaba siendo educado o que estaba de buen humor porque yo no creo que mi trabajo sea tan bueno” Podríamos cambiarlo por: “Estoy feliz de que mi jefe haya alabado mi trabajo, tal vez no sea perfecto pero lo hice lo mejor que pude ¡Estoy muy orgullosa de mis logros!

No hace mucho me contaron la historia de un exitoso hombre de negocios que tenía una manera poco “ortodoxa” de imaginarse a su crítico interno. De todas las cosas habidas y por haber él se lo imaginaba como una iguana y decía que todos tenemos una iguana en nuestra cabeza. Cada vez que comenzaba el discurso negativo en su cabeza, encogía de hombros como una iguana parloteando. 

En mi caso, es la famosa Srta. Rottenmeier, institutriz, repelente y amargada, que sufrió la pobre Heidi (esa entrañable niña de los dibujos animados de mi infancia) y cada vez que aparece, digo: “ya está aquí la petarda esta con su discursito”

Estas son maneras creativas de separar nuestros pensamientos negativos de lo que somos, pero lo importante es que tengas siempre presente que adoptar nuevos hábitos o cambiar nuestra mentalidad, requiere tiempo.

Un último “Bonus track”

No nos convertiremos en una superestrella segura de sí misma de inmediato tras aplicar estas siete estrategias. No pretendas convertirte en alguien segur@ de sí mism@ si has padecido de baja autoestima durante años.

Sé amable contigo mism@ y date tu tiempo para cambiar

Ana 🐌

¡Comparte y Disfruta !

0Shares
0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir arriba